En los sellos de los correos o estampillas se reflejan los hechos más importantes ocurridos en una Nación. A través de las estampillas podemos seguir la evolución y desarrollo, conoces a sus gobernantes, artistas, literatos; y sus ciudades, paisajes, productos e industrias. Ubicándolos dentro de una época.
FILATELIA, coleccionar sellos de correos, ha sido desde muchos años el preferido de los pasatiempos; chicos y grandes, pobres y ricos, hombres y mujeres, reyes, estadistas, artistas, empleados públicos, todos, han encontrado en la filatelia su pasatiempo favorito; pasatiempo que cuenta  en el mundo con más aficionados que ningún otro coleccionismo.

La palabra “filatelia” tiene su origen en Francia; fue en la revista “Le Collecctioneur de Timbres Postes”, donde por primera vez aparece la palabra, en el número correspondiente al 15 de noviembre de 1864, propuesta por el señor M.C. Herpin.

El 6 de mayo de 1840, es la fecha en que aparece en Inglaterra el primer sello postal del mundo. Reconocido por todos los historiadores filatélicos, su inventor fue un profesor de escuela Sir Rowland Hill.

COLECCIONISMO

Los primeros sellos no estaban dentados, tenías que recortarse de los pliegos con tijeras, hasta que en 1847 el irlandés Henry Archer inventó una máquina de perforar que facilita la separación de estos con los que, al separar un sello del pliego, éste quedaba separado y se denominó “dentados”.

No todos los dentados son iguales. Según el país o la emisión, el número de perforaciones en una distancia dada es distinto y se dan casos en que un mismo sello tiene dentados diferentes en cada lado.

De ahí la importancia del dentado para la identificación de los sellos y perforaciones que se hacen en el pliego, en el que se imprime una cantidad determinada de sellos, para facilitar su separación.

Para comenzar a coleccionar, debe procurarse adquirir de amigos y familiares los sellos que en cartas han recibido, pidiéndoles que al cortarlos de las  cartas lo hagan dejando un margen de sobre alrededor del sello, teniendo cuidado de no cortar el sello ni los bordes dentados.

No es recomendable para un principiante el comprar sellos, ni comenzar coleccionando sellos nuevos o sin matasellar. Ya más adelante tendrá tiempo y oportunidad de decidir qué y cómo coleccionar, cosas que sólo tras haber adquirido alguna experiencia deben ser decididas.